Los Doce Pasos sugeridos por MED [1]


1. Admitimos que éramos impotentes ante las relaciones, que nuestra vida se había vuelto imposible de manejar.
2. Llegamos a creer que un Poder Superior a nosotras podía devolvernos la cordura.
3. Tomamos la decisión de ceder nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de Dios según lo entendíamos.
4. Sin temor hicimos un minucioso inventario moral de nosotras mismas.
5. Admitimos ante Dios, ante nosotras mismas, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros males.
6. Estuvimos totalmente dispuestas a que Dios eliminara todos estos defectos de carácter.
7. Humildemente le pedimos que eliminara nuestras fallas.
8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos dañado y estuvimos dispuestas a compensarlas.
9. Enmendamos inmediatamente lo hecho a esas personas siempre que fue posible, excepto cuando el hacerlo implicaría un perjuicio para ellas o para otros.
10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal y, cuando nos equivocamos, lo admitimos con prontitud.
11. Buscamos, a través de la oración y la meditación, mejorar nuestro contacto consciente con Dios según lo entendíamos, rezando sólo por conocer Su voluntad para con nosotras y obtener el poder de llevarla a cabo.
12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a otras mujeres que aman demasiado, y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.

[1] Reproducidos del Libro Cartas de las Mujeres que aman demasiado, de Robin Norwood. Capítulo 7. Adaptación de los Doce Pasos de AA. Paso 4, adaptado por MED.

Entradas populares